Loading
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/fotopigk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/01gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/02gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/03gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/04gk-is-87.jpglink

RELATOS DE LA SEGUNDA REVOLUCIÓN PERONISTA

TEXTOS PARA LA MILITANCIA

Editorial Dunken

Buenos Aires 2012

PORTAL P I  . AGRADECEMOS AL AMIGO, AL MILITANTE

POR LA CAUSA NACIONAL CESAR ARIZMENDI POR DARNOS

LA OPORTUNIDAD DE PUBLICAR EN NUESTRO

PORTAL P I SU LIBRO.

LOS INVITAMOS A LEERLO

 

 

Relatos de Toti Arizmendi Octava Entrega

 

 

19

SINDICALISMO Y PARITARIAS

“El sindicalismo no es ni debe ser una fuerza en pugna

con las restantes que componen el núcleo social sino todo

lo contrario; debe ser colaboradora y equilibradora de la

actividad productiva nacional, pero gravitando siempre en

la defensa de los justos intereses de los trabajadores.

El viejo principio de la violencia sindicalista aparece así

superado en la concepción no tan sólo retórica, doctrinaria,

del nuevo sindicalismo justicialista argentino, sino también la

concreción práctica de los hechos que de él trascienden. Resulta

así que la moderna concepción del sindicalismo definido

y orientado por el general Perón se universaliza y hoy puede

servir como norma a aquellos países que buscan solucionar

102

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

afanosamente sus arduos y violentos problemas internos en el

orden social.”

Principios del sindicalismo peronista,

Secretaría de Informaciones, Buenos Aires, 1951.

No había encontrado una definición política de lo que es y debe

ser el sindicalismo peronista más exacta y más precisa que la que refiere

a ese sindicalismo de la pluma del propio Perón en los principios

del sindicalismo peronista. Otra faceta revolucionaria, única.

En el transcurrir de una revolución, los trabajadores, sujeto

principal de esa revolución, no pueden menos que ser la fuerza colaboradora

y militante siempre en defensa de sus propios intereses.

La recuperación de las paritarias que son comisiones especiales

integradas por trabajadores y empresarios de un mismo sector para

analizar las relaciones laborales y modificar los convenios colectivos

de trabajo, hace que los sindicalistas protagonicen las mejoras en las

condiciones de trabajo y salario sin necesidad de conflictos.

Lo explico por el absurdo: Nunca en un gobierno que no fuera

peronista se utilizó el método paritario.

Cada golpe de Estado tuvo como medidas primigenias el cierre

del Congreso, para evitar la discusión de los representantes del

pueblo; la prohibición del funcionamiento de los partidos políticos,

para no permitir el nexo y la organización colectiva; y el abandono

de las paritarias para que los representantes de los trabajadores

no puedan hacer sus demandas de readecuación de las condiciones

103

Colección del Proyecto Nacional

de trabajo. Cada gobierno manso a los designios del gran capital,

sólo pudieron con esto último, para empujar a los trabajadores a la

resignación o el conflicto.

El proyecto nacional vigente, como en tantos otros temas,

avanzó un poco más y declaró paritarias para docentes y empleados

públicos que nunca las habían tenido.

Hoy los asalariados están llegando al “fifty-fifty” que persiguió

y alcanzó el General en su tiempo. La brecha entre los más ricos y los

más pobres se ha achicado hasta ser las más corta de Latinoamérica.

El país crece, pero también creció en los 90, y hasta creció durante

la dictadura, la diferencia es que ahora ese crecimiento les llega

a todos y cada convenio colectivo que se firma y lo homologa el

poder político del Estado a través del ministerio de trabajo, más se

consolida esa llegada hacia los que menos tienen.

Las paritarias son el signo de los tiempos. Con un gobierno

decidido por lo popular y un sindicalismo acompañando desde las

propuestas y la defensa irrestricta de los derechos de los trabajadores,

se transforma en la fuerza predominante en la puja salarial en

principio y el reparto más equitativo de la riqueza del país después.

104

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

105

Colección del Proyecto Nacional

20

LA NUEVA AGENDA MUNDIAL

Las relaciones entre los países, más organizada que nunca antes

en los inicios del siglo XXI, siempre tienen que ver con las necesidades

del momento que se vive.

Por las especias orientales llegaron los europeos a América, y

tal vez bastante antes, los vikingos y los vascos cruzaron el atlántico

buscando ballenas y bacalaos.

Siempre hay algún interés específico que mueva al mundo y

es más poderoso el que lo posee. Y si no lo es, algún otro vendrá a

quitarle su posesión.

Los españoles vinieron por especias y se encontraron con el

oro, y se lo robaron a sangre y fuego. Necesitaban mano de obra,

fueron al África y la tomaron de la manera más vil, protagonizando

106

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

el primero y el más grande genocidio de la historia de la humanidad.

A partir de la revolución industrial es la energía la necesidad

básica del progreso de los pueblos y el mecanismo para hacerse de

las cosas no ha variado demasiado.

Llegar primero a comerciar y si no hay una negociación favorable,

se continúa con la presión y se termina en la invasión y la guerra.

Los países con petróleo lo saben mejor que nadie.

Hoy son los alimentos y mañana el agua las necesidades básicas

que tiene el ser humano, con más de siete mil millones de hombres

y mujeres en el mundo, el hambre acecha y nosotros en la Argentina,

tenemos producción y posibilidades para atenuar el problema.

Los alimentos son hoy por hoy un recurso estratégico, y hay

que tratarlo como tal desde el Estado. En todo país que tiene un

recurso estratégico, sea este combustible, minerales, agua o cualquier

otro, es el Estado el que lo sostiene, lo trabaja o lo comercializa,

Bolivia nacionalizó el gas, Venezuela el petróleo, Chile nunca

se desprendió del cobre, ni aún durante la dictadura pinochetista y

hay cientos de ejemplos en todo el mundo. La Argentina tiene los

alimentos (su producción) que es la máxima demanda del mundo

actual y cada vez mayor en el futuro, y sólo en manos del Estado,

ese recurso puede resultar beneficioso para todo el pueblo, porque

la otra es creer en la teoría del derrame (tristemente célebre en los

90) donde si el productor gana les hace ganar también a los demás.

El modelo de la Segunda Revolución Peronista consiguió im107

Colección del Proyecto Nacional

poner el concepto de que la producción agropecuaria es un recurso

estratégico que tiene el país, y las retenciones a la exportación de los

productos agropecuarios es el primer paso en esa dirección.

La nacionalización del comercio exterior o la industrialización,

parece que fuera la disyuntiva y el camino que decidió el gobierno es

éste último, de esa manera va a haber más trabajo para los argentinos

y por consiguiente más movimiento y más crecimiento para todos.

El Estado no va a decidir dónde y cuándo se siembra soja, maíz,

trigo, girasol, donde se cría ganado y dónde debe funcionar un tambo,

o dónde se van a elaborar los alimentos, pero va a acompañar

todo emprendimiento en ese sentido.

Comprender lo que pasa en el mundo y actuar en consecuencia,

con la mira fija en la grandeza de la Patria y la felicidad de su

pueblo, parece un panfleto de propaganda peronista de la década

del cincuenta pero es la realidad de este principio de siglo y, como

siempre hay dos sectores en pugna, es el Estado el que debe terciar

y este Estado, que no es neutral, siempre apunta para el lado bueno.

108

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

109

Colección del Proyecto Nacional

21

CORTE

Cada presidente de la democracia ha querido tener para sí una

Corte Suprema a su imagen y semejanza, con seguridad que los milicos

no tuvieron necesidad de crearlas, formarlas o fundarlas, con el

sólo hecho de hacer jurar a los jueces por el Acta de Objetivos Básicos

del Proceso de Reorganización Nacional les fue más que suficiente.

Cuando asumió Raúl Alfonsín armó la primera Corte de la democracia

recuperada y fueron puestos en funciones un grupo de juristas

que no escondían su filiación partidaria, mayoritariamente radical,

porque estábamos en una efervescencia que lo permitía. Buenos

correligionarios que tal vez también podían ser buenos jueces.

Con Carlos Menem nace otra Argentina, vanguardia de la

ideología individualista triunfante en el mundo y el neoliberalismo

110

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

político y económico.

Para poder tener una Corte propia se decidió aumentar el número

de miembros y de esa manera lograr una mayoría automática

que no hiciera correr riesgos a las políticas antipopulares que se venían

y que “…si decía lo que iba a hacer no me votaba nadie” dijo

con acentos esdrújulos el presidente.

Inescrupulosos, de derecha y con cara para todo, fueron los

nombrados a imagen y semejanza del estilo de vida de la Argentina

neoliberal de los 90.

No puedo contar a De La Rúa, que si no pudo vender el avión

presidencial o lo que es peor, no pudo ni cambiar el huso horario

de la hora oficial, mal podía cambiar la Corte; y después Duhalde

que tenía muchos incendios que apagar como para pensar en esos

cambios de maquillaje.

A Kirchner lo sorprendieron. A menos de una semana de la

asunción se vino la primera apretada, y en un mensaje por cadena

nacional demostró que había empezado una nueva era.

“Ante las tentativas de presiones, necesitamos la ayuda del conjunto

de la ciudadanía” dijo y agregó “…las declaraciones de Julio

Nazareno son parte de un pasado que se resiste a conjugar el verbo

cambiar, que el futuro demanda”.

Y por primera vez, el cambio en la Corte se hizo, con los mejores,

sin aditamentos, sin partidarios afines, tal vez porque no los

había, sin amigos de ocasión.

111

Colección del Proyecto Nacional

La nueva constitución de la corte suprema fue un paso fundamental,

no sólo por la presión que pretendieron ejercer los

miembros de la mayoría automática sobre el gobierno que venía

a imponer un modelo nacional y popular, no sólo por la cuestión

simbólica que se parecía al “nunca más” para las arbitrariedades

y al dejar hacer anterior, sino que empezaba un nuevo tiempo. El

comienzo de un país en serio.

Hay dos jueces de la Corte que están desde el 83. Inamovibles,

inconmovibles, Carlos Fayt (ese que se lo ve viejito y encorvadito) y

Enrique Santiago Petracchi.

Juan Carlos Maqueda, fue puesto por Duhalde el 30 de diciembre

de 2002 y los otros cuatro, los que marcan la diferencia, fueron

nombrados de una manera democrática y estudiada, y poniendo a

consideración sus valías intelectuales y éticas.

Eugenio Raúl Zaffaroni en 2003, Elena Inés Highton en junio

y Ricardo Luis Lorenzetti en diciembre de 2004, y Carmen María

Argibay en febrero de 2005

Llegaron a la corte juristas reconocidos, independientes, la

mayoría de ellos ni siquiera se conocían de vista con el presidente

Kirchner, pero con ideología, hombres y mujeres que no se iban a

correr de la línea por otra razón que no fueran sus convicciones. En

el fondo, igual que siempre, a imagen y semejanza del poder ejecutivo

que convocaba sus servicios.

112

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

113

Colección del Proyecto Nacional

 

 

Buscar

Click para saber donde votas

 

Seguinos en:

 

Escucha la Marcha

Homenaje a Fidel Castro

Humor