Loading
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/fotopigk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/01gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/02gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/03gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/04gk-is-87.jpglink

RELATOS DE LA SEGUNDA REVOLUCIÓN PERONISTA

TEXTOS PARA LA MILITANCIA

Editorial Dunken

Buenos Aires 2012

PORTAL P I  . AGRADECEMOS AL AMIGO, AL MILITANTE

POR LA CAUSA NACIONAL CESAR ARIZMENDI POR DARNOS

LA OPORTUNIDAD DE PUBLICAR EN NUESTRO

PORTAL P I SU LIBRO.

LOS INVITAMOS A LEERLO

 

 

Relatos de Toti Arizmendi Octava Entrega

22

LOS NUEVOS DERECHOS

Las sociedades cambian permanentemente y generan nuevas

necesidades, pero también nuevos gustos, cosas que se ponen de

moda, como las nuevas formas tecnológicas, que hacen que las leyes

tengan que adaptarse a esos cambios.

Se puede estar a la vanguardia de esos cambios o ser los últimos

en el mundo en darnos por enterados y es ahí donde reconocemos

adonde quiere estar la dirigencia de un país, es ahí, en el

momento en que se hacen esos cambios, cuando nos damos cuenta

en que país queremos vivir.

Los derechos laborales fueron el caballito de batalla del primer

peronismo, uno de los temas por el que se volvió inolvidable, pero no

fueron los únicos nuevos derechos de la época en que le tocó actuar.

114

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

El gran derecho nuevo de la primera década peronista fue el

voto femenino. La democracia imperfecta (por supuesto que aún

hoy es perfectible) hacía que pudieran votar todos los argentinos

sin diferencias sociales ni económicas, desde los doctores hasta los

analfabetos, todos y además con la tranquilidad de que su voto era

secreto, para salvaguardar esa libertad única.

Así como todos los argentinos podían ejercer ese derecho, las

argentinas quedaron afuera de la democracia.

Evita consiguió ese derecho revolucionario que después se extendió

por todo el planeta, un hecho que demostró en qué lugar

estaba ubicada esa dirigencia en el mundo.

El matrimonio igualitario parece que fuera el único símbolo

de la Argentina como vanguardia de los nuevos derechos en el

mundo, pero es sólo el más visible. La lucha contra los grupos más

reaccionarios de la sociedad, encabezados por la cúpula de la iglesia

católica, fue contundente. A contramano de ésta, la mayoría

de su feligresía acompañó con marchas y movilizaciones el debate

abierto en la ciudadanía.

Pero eso no es todo, la sanción de la ley de prevención y sanción

de la trata de personas y asistencia a sus víctimas que tipifica la

trata de personas como delito federal, no sólo contempla la explotación

sexual sino también las prácticas esclavistas, los trabajos forzados

y la reducción a servidumbre, las privaciones de la libertad y la

extracción ilegal de órganos. Estos son delitos graves que cometen

115

Colección del Proyecto Nacional

organizaciones dotadas de muchos recursos y hasta algunas operan

desde el exterior.

Nos adherimos a la convención sobre imprescriptibilidad de crímenes

de guerra y lesa humanidad y de esa manera se pudieron derogar

las leyes de obediencia debida y punto final que, junto con el

indulto (anulado por la Corte Suprema) habían permitido escaparle

a la justicia a cientos de represores, luego juzgados y condenados.

Parece increíble en pleno siglo veintiuno decir que acceder a la

jubilación es un derecho nuevo, pero es así y los millones de hombres

y mujeres que no podían llegar con los aportes jubilatorios, por

años y años de trabajo informal o desocupación directa, pudieron

jubilarse al llegar a la edad correspondiente por una reforma provisional

que le adjudicó ese derecho y las amas de casa se jubilaron

bajo el mismo régimen.

Nuevas necesidades del país y nuevos derechos son dos caras de

la misma política y la repatriación de seiscientos científicos a través del

programa R@ICES (Red de Argentinos Investigadores y Científicos

en el Exterior) la demostración de lograr las dos cosas al mismo tiempo.

Y estas son las medidas que no terminan, siempre hay algo más

para hacer, siempre hay una nueva necesidad y son los dirigentes en

nombre del pueblo los que entienden o no. Vamos bien.

116

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

117

Colección del Proyecto Nacional

23

EL MATRIMONIO IGUALITARIO

El verdadero viaje de descubrimiento noconsiste en buscar paisajes

nuevos sino en hacerse de una nueva mirada.

Marcel Proust

Muchas veces, en muchas circunstancias, empezamos o terminamos

cualquier discusión amigable intentando buscar a qué país

nos queremos parecer en determinados temas, así descubrimos, en

qué sociedad nos gustaría vivir.

Nunca sale bien, primero porque es muy difícil que sepamos

cómo se vive realmente en esos países, cual es su idiosincrasia, como

118

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

hacen para vivir sin mate, sin asado, sin los amigos del barrio, pero

es una manera sencilla de descubrir lo que uno piensa.

En la conversación con alguien no politizado, de instrucción

media, lectura menor y mucha desinformación de la tele, casi, casi

el argentino común, es probable que el primer país que le venga a la

cabeza sea Estados Unidos, está más vendido, tiene mucho marketing

en ese segmento y nadie se acuerda que la discriminación racial

fue oficial hasta la década del 60, que en muchos estados está en vigencia

la pena de muerte (muchos lo eligen justamente por eso) y ni

hablar de la crisis actual con más de cuarenta millones de hombres y

mujeres por debajo de la línea de pobreza.

En un segundo lugar se amontonan los países europeos que

creemos con gran bienestar económico y esa imagen de libertades

individuales absolutas como Suecia, Noruega, Holanda, Bélgica y

en esa lista, aunque americano, se puede colar a Canadá.

Después la mitad “gallega” que todos llevan adentro más

que nada impulsados por el corazoncito, nombran en el tercer

escalón a España.

Todos parecen acordar que hay que pensarse como un país de

los desarrollados, independientes, poderosos y con una sociedad en

estado de bienestar, y creen que son esos los países que lo han logrado.

Nadie se acuerda del Cuarto Mundo, que es, como interpreté de

Gisella Busaniche, el de los pobres que viven en el Primer Mundo.

Increíble, pero real, la ley de matrimonio igualitario se aprobó

119

Colección del Proyecto Nacional

en julio de 2010 y en los únicos países que rige una legislación similar

es en Holanda, Bélgica, Noruega, Suecia, Canadá y España, y

también en algunos estados de Estados Unidos.

Aunque se aprobó con una mayoría amplia y tuvo un acompañamiento

popular inmenso, el proyecto tuvo sus detractores en

ámbitos que se pueden catalogar, aunque ellos no lo manifiesten

abiertamente, como sectores de derecha, conservadores.

La Conferencia Episcopal Argentina, en ese afán de alejarse cada

día más de sus feligreses, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas,

que aunque parecen con más trabajo pastoral que la iglesia católica

son tan conservas como ella, la Agudath Israel, que es la línea dura de

la comunidad judía y hasta algún sello con impronta religiosa también

como la Corporación de Abogados Católicos. Y eso fue todo.

La oposición política, y acá me permito una digresión, cuando

uno hace análisis político, debiera poder hablar de fuerzas políticas,

partidos, agrupaciones que se dedican a proyectar ideas y militar

por ellas para convencer a sus conciudadanos que esas son las mejores

ideas y los mejores proyectos para beneficio del país y la felicidad

de su pueblo. En la Argentina de hoy los grupos partidarios no hacen

política, hacen oposición al gobierno, tal vez por seguidismo a

los medios periodísticos de oposición o tal vez simplemente porque

no saben hacer otra cosa. Vamos de nuevo.

La oposición política una vez más dio vergüenza con sus posiciones,

en algunos casos acompañando a la derecha religiosa sin

120

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

arraigo en la sociedad y en otros con argumentos pueriles como el

del senador radical Marino que consideró que “no era bueno”, hacer

la “picardía” de llevar en un viaje de la presidenta a dos legisladoras

que supuestamente iban a votar en contra, en la misma semana en

que se votaba el proyecto.

O Chiche Duhalde que argumentó que “no era urgente” ese

tratamiento y así quedaron bien (creen ellos) con sus votantes, con

sus conciencias y con Clarín.

Las iglesias con su posición que se puede sintetizar en la declaración

de un arzobispo: “Tenemos que afirmar con toda claridad

que según el designio creador de Dios no hay otra forma de ser humano

que ser varón y mujer. Que el matrimonio no puede ser objeto

de votación parlamentaria, en cuanto a su esencia, pues es una

realidad que viene de la creación y no de un consenso”.

La oposición, diciendo que era una avivada de Néstor Kirchner

para dividirlos, lo que muestra es lo fácil que es dividirlos.

Y otros que rechazaron el proyecto que legalizó el matrimonio

entre personas del mismo sexo hablaron de lo sagrado de la palabra

“matrimonio”, exigiendo que no se manosee lo que la Real Academia

Española define como “unión de hombre y mujer”. Apelan al

diccionario que indefectiblemente es un compendio que siempre

corre desde atrás a los cambios culturales. El diccionario es el último

refugio para las ideas de otros tiempos.

121

Colección del Proyecto Nacional

24

MOVIMIENTOS SOCIALES

El Chango Icazuriaga decía una vez que la batalla cultural la estábamos

ganando desde la militancia, y que había que dar esa batalla,

palabra por palabra, que hay que recobrar todas las palabras que nos

fueron robando, tergiversando su sentido desde tiempo inmemorial.

El ejemplo sencillo que me viene a la mente ahora es el del socialismo.

Los “dueños de las palabras” nos dijeron y lo publicaron

hasta el cansancio hasta naturalizarlo que la caída de la Unión Soviética

fue, en realidad, la caída del “Socialismo real”.

De esa manera, nos obligaron a entender que el mundo bipolar

había terminado y el capitalismo era el triunfador indiscutido. Lo

dijeron ellos, los que querían que eso fuera así.

Tergiversaron al socialismo y con el aditamento de real habla122

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

ron de la imposibilidad de su existencia, y no sólo eso, lo contrapusieron

con el “socialismo utópico”, una especie de fe religiosa sin

sustento científico.

Utilizando los mismos criterios, me permito decirles, dando la

batalla palabra por palabra, que a partir de la crisis iniciada en 2008

en Estados Unidos y con continuidad hasta hoy en la Eurozona, estamos

viviendo la caída del “capitalismo real”.

Lo quieren disfrazar de problemas de las hipotecas, problemas

de los bancos, el neoliberalismo o cuanta excusa quieran poner, pero

esto no es más que la demostración que el “capitalismo real” ha llegado

a su fin. Pero ellos son los dueños de las palabras y no lo van

permitir. Multipliquemos esfuerzos.

El capitalismo real es el capitalismo en el imperio, el capitalismo

de las grandes potencias y hoy el surgimiento de China, Brasil,

el revival de Rusia o la potencia de la Argentina, muestran que hay

otros modelos exitosos que no tienen nada que ver con el capitalismo

real que se cae irremediablemente a pedazos en Grecia, Portugal,

España y varios más.

El mercado como generador de bienestar es una burbuja que

también podríamos llamar “capitalismo utópico” y hoy los Estados

y la Política son los que promueven ese bienestar y campea por

el mundo entero.

De la misma manera y con el mismo espíritu trabajaron sobre

los partidos políticos. Los de ellos, partidos de gestión, de gerentes

123

Colección del Proyecto Nacional

de la política son los que valen, los nuestros, los de la participación

popular, los de la conducción del pueblo, los de las Unidades Básicas

enclavadas en cada barriada obrera o marginal son producto de

la vieja política, por demás inservible.

Y el pueblo los fue reemplazando, hoy los Movimiento Sociales

hacen el trabajo que antes hacían los partidos, auténticamente

transversales y con objetivos básicos.

Hoy “El Movimiento” se transformó en “Los Movimientos”,

el territorio lo recorren los militantes desde ópticas diferentes y

con fines comunes.

Sin intelectualizarlo, intuitivamente, el pueblo pelea, palabra

por palabra la batalla cultural y cuando no puede recuperarla la sustituye

sin perder de vista lo que le sirve a sus reivindicaciones.

Los partidos, como los quieren ellos, son herramientas electorales,

que sirven sólo para el proceso de selección de los futuros

gobiernos y esa es una cuestión distinta.

La Primera Revolución Peronista, el General la pensó a caballo

del Movimiento Nacional. Esta Segunda Revolución Peronista está

apoyada fuertemente en los Movimientos Territoriales, las Agrupaciones

de Base, las Cooperativas y toda forma que se de el pueblo

para su propia organización. Y a la hora de votar. Ya se sabe.

124

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

125

Colección del Proyecto Nacional

 

 

 

 

Buscar

Click para saber donde votas

 

Seguinos en:

 

Escucha la Marcha

Homenaje a Fidel Castro

Humor