Loading
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/fotopigk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/01gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/02gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/03gk-is-87.jpglink
http://piensebuenosaires.org.ar/pibsas/modules/mod_image_show_gk4/cache/04gk-is-87.jpglink

RELATOS DE LA SEGUNDA REVOLUCIÓN PERONISTA

TEXTOS PARA LA MILITANCIA

Editorial Dunken

Buenos Aires 2012

PORTAL P I  . AGRADECEMOS AL AMIGO, AL MILITANTE

POR LA CAUSA NACIONAL CESAR ARIZMENDI POR DARNOS

LA OPORTUNIDAD DE PUBLICAR EN NUESTRO

PORTAL P I SU LIBRO.

LOS INVITAMOS A LEERLO

145

Colección del Proyecto Nacional

29

PERÓN O BRADEN – KIRCHNER O CLARÍN

En el año 1947, en las primeras elecciones que gana el peronismo,

todavía no existían los gurúes de campaña, esos que hoy venden

candidatos o lavarropas indistintamente, como Ratto, el creador del

“Ahora Alfonsín” y las manos entrelazadas. O Agulla, santacruceño

renegado que consiguió hacerle creer a la mayoría de los argentinos

que De la Rúa era progresista; o Duda Mendonça, un brasileño que

aún sin grandes victorias electorales se llevó un montón de plata de

sus contratantes o Durán Barba, ecuatoriano hacedor, globos mediante,

de la imagen alegre y entusiasta de Mauricio Macri.

No. En aquel tiempo era cuestión de decir la verdad nomás,

y fue ahí donde el pueblo en su infinita sabiduría acuñó una frase

inolvidable para las dos puntas de la contradicción: Braden o Perón.

146

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

Aquella frase no quería decir que había que votar por uno u

otro porque mal podía ser Braden candidato en unas elecciones nacionales

siendo el embajador de Estados Unidos en la Argentina.

Esto significaba que quienes apoyaran un proyecto nacional encarnado

por el general Perón estaban de un lado y del otro lado, los que

querían una Argentina Colonia, que acompañara las políticas del

imperio, votara a quien votara, lo hacía por las políticas de Estados

Unidos que estaba representado, por su embajador.

Sesenta años después aquella tragedia se repite como comedia.

En el 46, la Argentina intentaba el primer gobierno independiente

desde el golpe contra Hipólito Irigoyen, Perón pretendía iniciar la

lucha contra el coloniaje y la embajada norteamericana logró unir

detrás de su política de seguidismo a todos los partidos que por inocentes

algunos, por equivocados otros o por conveniencias económicas

encubiertas se pusieron a la cola, creando la Unión Democrática,

liderada por el embajador Spruil Braden.

La nueva Unión Democrática que se empieza a forjar, se queda

sin los inocentes, sin los equivocados y sólo siguen al nuevo

líder por conveniencia.

La prédica antipolítica se llevó puestos a los partidos, y los dirigentes

de esos partidos (ahora sin dirigidos) encontraron el sujeto sustituto

de su propia supervivencia en los estudios de los canales de televisión,

en los programas de radio y en las conferencias de prensa para hacer sus

discursos cada más vacíos y cada día más alejados del pueblo.

147

Colección del Proyecto Nacional

Héctor Magneto, dueño y señor de Clarín y sus no se cuántos

más medios de comunicación se constituyó en el nuevo Braden. Y

la historia se repitió completa.

A mediados de los 40, Perón encabezó el proceso revolucionario

más importante del siglo XX y con el acompañamiento permanente

del pueblo se multiplicaron los derechos populares y se

colmaron las reivindicaciones históricas, mientras los partidos y sus

dirigentes se fueron achicando y desapareciendo del universo público.

Algunos aguantaron más que otros, pero cada vez más solos se

fueron yendo a sus casas.

Cumplido sin éxito su trabajo, a Braden se lo llevaron de vuelta.

A principios de de este siglo, Néstor Kirchner primero y Cristina

hoy, con el acompañamiento permanente del pueblo, encabezan

esta Segunda Revolución Peronista y así como el ingenio popular,

sin publicistas, sintetizó la realidad en la contradicción: Perón o

Braden, hoy con la misma lógica, y ante la disyuntiva que enfrenta

a los mismos sectores con distintos nombres, el pueblo ya la descubrió

y eligió en consecuencia: Kirchner o Clarín.

Cumplido sin éxito su trabajo, esperemos que a Magneto se lo

lleven lo más pronto posible.

148

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

149

Colección del Proyecto Nacional

30

LA NUEVA FORJA

Hay nuevos protagonistas, nuevos derechos que necesitan

nuevas normas, nuevas necesidades del pueblo para conquistar.

Nuevos desafíos de una sociedad conflictiva del siglo veintiuno,

con nuevas tecnologías para utilizar, que ayudan o se padecen.

Se configura así un nuevo pensamiento nacional, que no

anula lo anterior, si no todo lo contrario, lo profundiza y lo tiene

como base, como plataforma.

Las nuevas oleadas de militantes del proyecto nacional van sumando

trabajo e ideas desde donde explicar cada movimiento, cada

paso delante de la dirigencia que necesita de intelectualización, de

agregarle marco teórico a la Segunda Revolución Peronista que se

sostiene en el tiempo atacada a mansalva por los medios de comuni150

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

cación dominantes (a caballo de no cumplir con las leyes).

En el 2003 en el primer discurso de Néstor Kirchner en las

Naciones Unidas, nos sorprendió a propios y extraños cuando

se definió ideológicamente como “hijo de las Madres de Plaza

de Mayo”, y ahí empezó a sumarse a la política lo que podría

llamar: “los hijos de…”

No voy a sumar en orden cronológico lo que pasó porque no

tiene importancia el orden, sino el que cada uno sepa de que momento

y de que acción es “hijo”.

Los “hijos del desendeudamiento”, son los que descubrieron el

proyecto en la lucha por la quita en la deuda externa y el pago al

FMI para que dejaran de auditarnos como si les perteneciéramos.

Los “hijos de la 125”, son los que se dieron cuenta que la guerra

que habían iniciado la oligarquía, la derecha, los gorilas y el hermano

mayor y titiritero: los medios oligopólicos se querían llevar

puesto al gobierno democrático elegido dos meses antes.

Cada uno de nosotros podría buscar en su memoria emotiva, y

descubrir de quien o de que es “hijo”, es probable que muchos sean

“hijos de bajar el cuadro de Videla” como hecho simbólico y magistral

de la política de Derechos Humanos.

Los “hijos de la Ley de Medios”, ese intento todavía inconcluso

de democratizar la comunicación y la información. O “hijos de la denuncia

de Papel Prensa” donde se mezcla lo peor de la dictadura, la

represión y la tortura con los negocios y la complicidad cívico-militar.

151

Colección del Proyecto Nacional

Otros pueden ser “hijos de la reestatización de las jubilaciones”,

cuando se terminó el negocio sucio de cuatro vivos que cobraban

para no pagar nunca y que sirvió para capitalizar al estado (a este

estado presente y activo) y poder otorgar la jubilación a millones de

hombres y mujeres que no lo hubieran podido hacer jamás.

Los “hijos de la Asignación Universal por Hijo” el plan de

acercamiento de la parte más desprotegida de la sociedad a la vacunación

generalizada, la vuelta a la escuela y la salida solidaria de la

marginalidad y la pobreza.

Desgraciadamente hay que sumar aquí también a los “hijos de

la muerte de Néstor”, que se dieron cuenta en ese momento terrible

que el único reemplazo era la militancia para no perder lo conseguido

y fortalecer a Cristina con esa militancia.

Los “hijos de la expropiación de YPF”, los “hijos del matrimonio

igualitario” y tantos otros “hijos de…” son la nueva FORJA.

Desde distintos lugares políticos, ideológicos o prácticos se

fueron sumando y fueron agregando en cada etapa sus propias búsquedas.

Como aquellos socialistas que se sumaron en los primeros

tiempos de la década del cuarenta, o sindicalistas que imagino que

se pasaban al peronismo como ahora, en oleadas iniciadas en cada

acción que les tocaba el corazón.

Como aquellos hombres venidos del radicalismo yrigoyenista,

que fueron la columna vertebral del pensamiento nacional, estos

nuevos forjistas siguen agregando valor a la participación popular

152

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

y construyendo los nuevos tiempos a los que se van a ir sumando

futuros “hijos de…” porque, eso sí, esto no termina nunca.

153

Colección del Proyecto Nacional

31

EL PROGRESISMO,

ETAPA SUPERIOR DE LA TILINGUERÍA

Vivimos en un mundo de palabras inventadas, que no conocemos

su significado, sino que creemos saberlo, o inclusive le otorgamos

un significado, de acuerdo a la manera en que la escuchamos, en

el contexto en que se las dice o simplemente la circunstancia en que

se las dice o de acuerdo a la persona que las dice.

Las palabras trucho, falopa, berreta, son palabras que ni siquiera

están en algunos diccionarios, por lo cual su significado es relativo

a lo que cada uno quiera entender, a veces hasta exactamente lo

contrario de lo que quiso decir quien los utiliza.

Lo mismo pasa con algunas palabras reconocidas para significar

categorías filosóficas o políticas que a fuerza de tergiversar la

definición teórica con prácticas contrarias, terminan vaciando su

154

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

contenido inicial. Gastando las palabras.

Podría hablar del progresismo como aquella idea y acción que

apunta al progreso, sea de un país, del mundo o de una persona.

Si Martínez Raimonda decía que era progresista (tanto es así

que fue diputado nacional y presidente del Partido Demócrata

Progresista) yo podría entender que ser progresista es acompañar

los golpes de Estado, ser frontalmente antiperonista e intentar una

política dirigida a las capas más acomodadas de la sociedad.

Si lo dice Chacho Álvarez puedo entender que los militares lo

persiguieron, que su formación política es peronista y que su acción

quiso ser en beneficio de los desposeídos.

El progresismo en la Argentina es una posición típica de la clase

media politizada, urbana en la que entran esas dos variantes que

expuse más arriba y todas las que quepan en el medio.

El progresismo en la Argentina de hoy, en pleno proceso revolucionario

de cambios de paradigmas económicos y sociales es una etapa

superior de la tilinguería y que me perdone Don Arturo Jauretche

si utilizo su palabra y le doy el significado que se me da la gana.

Los progres actuales, hijos de aquellos psicobolches de los setenta,

pueden acompañar con “apoyo crítico” u oponerse desde la

izquierda “seria”, pero siempre afuera, sin comprometerse con un

modelo en ejercicio que pueda avanzar en alguna medida que no

pudieran digerir, como pagar la deuda externa (aunque sea con una

quita del 75%) o ir en la misma boleta con algún “Barón” del conur155

Colección del Proyecto Nacional

bano bonaerense que no sea de su agrado.

En el fondo no es sólo falta de compromiso ni la imposibilidad

de militar fuera de los bares, esto es una consecuencia de la ideología.

El progresismo es según mi propia definición una postura política

del primer mundo, de los países centrales donde el ser progresista

los coloca en la izquierda del sistema. En el modelo inclusivo de búsqueda

de igualdad y lucha por la independencia económica y política

que vivimos en la Argentina, no hay lugar para medias tintas.

Hace poco en un programa de televisión, dos periodista progresistas

conversaban con gravedad acerca de la realidad nacional,

uno reporteaba al otro y ante la disyuntiva acerca de lo que analizaban

como el enfrentamiento entre Clarín y el gobierno (estaban

en un canal del grupo Clarín, que gracioso), el más novel le pregunta

al más experimentado:

- De qué lado te ponés?

La respuesta fue inmediata (como guionada):

- Mirá, en cualquier pelea, siempre me voy a poner del lado del

más debil. Y en este momento, aunque no parezca, el más débil es…

- es Clarín -Dijo el novel.

- es Clarín -Finalizó en un susurro (como vergonzante) el experimentado.

Unos días después Estela de Carlotto comentaba el episodio

y con la sabiduría de una abuela y el ingenio del pueblo acuñó una

definición sociológica/antológica única. ¡Son unos papanatas!

156

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

La lucha es nacional y es popular, y el que se pone “del lado de

ese más débil”, en este caso, es un tilingo, un progre o pertenece a

esa definición magistral de la nueva filosofía popular: Un papanata.

157

Colección del Proyecto Nacional

32

EL DESENDEUDAMIENTO

Sé que es imposible, pero alguien tenía que hacerlo.

Cristina Fernández de Kirchner

Busqué un tema que fuera una manera sutil de hacer un cierre,

en una temática que no tiene cierre, sino que está abierta a las nuevas

ideas, a los nuevos desafíos que vienen en un proceso revolucionario.

Busqué también las palabras que conmovieran al lector de

principio a fin, con algo que fuera incontrastable, aún más que lo

dicho hasta ahora, por su contundencia, por la fortaleza misma de

esas palabras.

Decidí escribir, las razones más profundas que habían hecho

de un grupo de ideas fuerza un modelo de funcionamiento y de re158

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

lato transformador desde el primer día.

Pensé que la soberanía política, la independencia económica

o la justicia social me iban a llevar indefectiblemente a la temática

adecuada para terminar este trabajo explicativo que me fue sorprendiendo

permanentemente. Y la encontré.

El proyecto se basa en el desendeudamiento. Desde el 25 de

mayo de 2003, cuando a las pocas horas de asumir, Néstor Kirchner

se subió a un avión y fue a resolver un problema gremial que hacía que

en Entre Ríos los docentes todavía no habían comenzado las clases.

Fue y se terminó el conflicto. Y dos noches después, frente a

las cámaras de televisión, en cadena nacional nos dijo que no estaba

dispuesto a aguantar las presiones que le hacía la Corte Suprema, y

que había llegado el momento de su recomposición.

Y así fueron pasando estos años y con Néstor primero y con

Cristina después se fueron encadenando acciones como el corte de

ataduras con el FMI, la renegociación con una quita del 76% de

la deuda externa, y cada movimiento con un fin en sí mismo, pero

todos también con el fin mayor y colectivo.

Se reestatizó la jubilación, ese negocio para unos pocos que nos

dejó Cavallo, para volver al sistema solidario que permitió la jubilación

masiva de más de dos millones de hombres y mujeres que no

entraban en los cálculos de ganancias de las AFJP, se pudo desarrollar

la asignación universal por hijo que devolvió a los chicos a la

escuela primero y a comer a sus casas después.

159

Colección del Proyecto Nacional

Y todo lo que no voy a repetir. Todo eso es el desendeudamiento.

Todas y cada una de las acciones que se llevaron a cabo (más

las que faltan hacer) en el transcurso de esta Segunda Revolución

Peronista fueron para pagar la deuda que fueron acumulando alternativamente

las dictaduras militares y los gobiernos débiles o vendepatria,

frente a los poderes económicos y políticos de turno.

Este gran desendeudamiento con el pueblo argentino fue y es

la guía ideológica y política del gobierno que le devolvió a este pueblo

la alegría del crecimiento personal y colectivo.

La deuda política, la de un gobierno constitucional fuerte sostenido

solamente por el acompañamiento popular y enfrentado a

los poderes de los minoritarios y mezquinos sectores del privilegio

está pagada y con creces.

La deuda social, la de la recuperación del trabajo, la de la lucha

contra la desigualdad, la de la búsqueda de valores para una nueva

sociedad, se va a seguir pagando todos los días.

160

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

161

Colección del Proyecto Nacional

33

EL FIN

Este trabajo tiene un principio y necesariamente también debe

tener un final, las acciones del gobierno se continúan indefinidamente

y me gustaría hablar sobre todas ellas, pero eso es imposible.

Cuando empecé a dar por terminados estos relatos, se inauguró

Atucha II, aumentó la Asignación Universal por Hijo, abrió Tecnópolis

y el ministerio de Ciencia y Tecnología comenzó a funcionar

en el Polo Tecnológico. Se entregó la Netbook número un millón;

Cristina pidió reformar la organización de las Naciones Unidas;.

Arrancó Yaciretá y un Parque Eólico en Chubut; la pobreza apenas

roza el 8% y la desocupación el 7% y otras cien cosas en el mismo

camino por la Soberanía Política, la Independencia Económica y la

Justicia Social. El camino del Desendeudamiento Popular.

162

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

El pueblo acompaña este proyecto político no sólo por que le

va mejor, lo apoya porque lo considera propio y después de años

sin encontrar razones para estar orgulloso de sentirse argentino, se

emociona cada vez que habla Cristina y ese sentimiento recorre el

país de punta a punta.

Puedo terminar estos textos en cualquier momento porque

siempre va a quedar trunco, siempre va a haber algo más de lo que

ocuparnos, algo más que los medios hegemónicos tergiversen a su

gusto y nos obliguen a continuar y eso es tarea de todos, todos los días

Lo importante es que lo colectivo le ganó por goleada al individualismo

y eso es para festejar. La revolución está en marcha, hay que seguir

atentos, no desviarnos, no dejarnos sorprender porque este no es el

fin de la historia. Al contrario, la historia recién empieza y no tiene fin.

163

Colección del Proyecto Nacional

34

OTRO ANÁLISIS

Es cierto que los medios electrónicos no son el lugar ideal para elucubraciones

complejas sobre ningún tema, por la necesidad de apurar

las imágenes y de esa manera no aburrir al televidente, insaciable consumidor

de huevadas intrascendentes, pasatistas y divertidas, para escaparle

a la realidad que lo rodea cotidianamente (es probable que sea un

oficinista o un kioskero que pasa las horas frente a la computadora uno

o a la bandeja de golosinas el otro, al que le cuentan sobre la inseguridad

en la que vive. Y lógicamente, vuelve a la casa, destruido).

La radio casi no se escucha, es un sonido de fondo, donde los

sesudos análisis de los filósofos no caben o los tapan con la quiniela

o el último hit de Cristhian Castro.

Las revistas se hacen en su mayoría para el planeta de la mujer, y

164

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

los diarios quedan como la patria del análisis. Urgente. No hay nada

más viejo que el diario de ayer.

El tema poselección es el del oficialismo convertido en partido

único y la oposición en un regreso sin gloria hacia ningún lugar.

Pero cada uno tiene un lugar, por chiquito que sea.

Esto no es televisión, no es radio y me voy a permitir hacer algunas

reflexiones que nos ayuden a todos a pensar. “Hablo con mis amigos

para saber lo que pienso” dice Unamuno y ustedes son mis amigos.

Karl Marx describe que la historia de todas las sociedades existentes

hasta ahora (a mediados del siglo XIX, aunque esto se da hasta

hoy) es la historia de la lucha de clases y explica y se explica los

movimientos sociales desde la comprensión de que el motor de la

historia es la lucha de clases. Adhiero.

Siempre son las capas inferiores de la sociedad las que avanzan

sobre los regímenes de sometimiento por parte de minorías.

Así la historia de la humanidad crece de manera permanente

hacia sociedades donde se socializa más el poder, y ya las leyes no las

pone el rey, el señor feudal o el emperador, si no que se democratizan

las decisiones y siempre son las mayorías las que avanzan y las

minorías las que retroceden.

Nunca nadie está preparado para dejar el poder, nunca lo abandona

sin pelear, de ahí que es la lucha, la que lleva adelante los grandes

cambios en el desarrollo de la organización de las sociedades humanas.

Y esto es lo que sucede en la Argentina.

165

Colección del Proyecto Nacional

Se inicia anárquicamente en el 2001 cuando las mayorías acorraladas

adentro o empujadas afuera del sistema se oponen a seguir

soportando la injusticia de un poder omnímodo de unos pocos que

lo tienen todo y lo deciden todo en contraposición a los muchos

que no deciden nada y no tienen posibilidades de nada.

Otro Karl, también alemán, en este caso general, pero también

escritor y teórico de la ciencia militar, Von Clausewitz, decía que

la guerra es la continuación de la política por otros medios, porque

él pensaba que la guerra es un acto político en sí mismo. Este es un

concepto aceptado que me animo a reinterpretar.

Si la guerra es un “acto político” y puede ser “la continuación

de la política por otros medios” también se puede considerar que

la política es un acto de guerra por otros medios, por medios no

bélicos. La “guerra fría” entre EE.UU. y la URSS desde el fin de la

segunda guerra y hasta la caída del muro de Berlín es una demostración

acabada de esto.

Es muy difícil ver y reconocer un proceso histórico cuando se

lo está viviendo y mucho más difícil que los demás lo acepten, pero

en este laboratorio de demostración de ideas que es la Argentina de

hoy podría decir que estamos en avanzado proceso revolucionario

de cambio de poder, en plena lucha de clases a ojos vista.

Y la guerra, en este caso a la manera política, o sea “guerra

fría” se está llevando adelante todos los días, desde que en 2003

un grupo de hombres y mujeres se hicieron cargo del gobierno

166

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

en nombre de aquellas mayorías desahuciadas y el poder anterior,

minoritario se resiste al desalojo.

La “guerra fría” en nombre de los intereses de las minorías, la

vemos en cada tapa de Clarín, La Nación, Perfil o la revista Noticias.

En la Sociedad Rural provocando desabastecimiento cortando

las rutas desde las cuatro por cuatro cero kilómetro. En los

hombres de la Iglesia Católica con sus desmesurados argumentos

contra el matrimonio igualitario, en los discursos absurdos de Carrió,

Duhalde o De Narváez.

Todos los días pergeñando un “micro golpe de estado” como

los pilotos de Aerolíneas enfermándose a la misma hora en distintos

puntos del planeta, los docentes de Santa Cruz tomando las plantas

de YPF para conseguir el 50% más sobre los salarios más altos del

país, la tendinitis de los empleados del subte, el dólar paralelo cuando

se puede comprar en cualquier banco todos los días y al precio

oficial y la lista podría seguir hasta la eternidad.

Por eso mi análisis es muy sencillo: En este cambio de época

que estamos viviendo, donde un nuevo sujeto histórico se está imponiendo

sobre el anterior, no hay ninguna posibilidad de parar la

historia. No hay Durán Barba que valga, podrán demorarla con artilugios

ingeniosos y muchas, muchísimas mentiras, pero no van a

lograr que el pueblo, que es la mayoría vaya a dar un paso atrás.

Podrán cortar todas las flores, pero no van a impedir la llegada

de la primavera. Perdón Julia, y gracias.

167

Colección del Proyecto Nacional

35

¡CLARO QUE FALTA!

No hay un solo dirigente, operador, opinador o simple simpatizante

del gobierno que no diga, en cuanto piensa que se está pasando

de la línea de ser un oficialista creíble, que no asegure que faltan

cosas por hacer. ¡Claro que falta!

Acá me atrevo a decir que es lo que falta, sin necesidad de contar

las cosas obvias de la inclusión.

Falta avanzar en la gran reforma institucional que cambie para

siempre el crecimiento desigual de las estructuras formales del país.

La necesidad de un estado presente y cercano en el conurbano bonaerense.

Esa cabeza de gigante, inmanejable desde La Plata que además

tiene que lidiar con los problemas de un territorio de pequeño país

(aunque sin las herramientas económicas de un país) hacen inviable la

168

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

convivencia y el desarrollo del mayor estado federal de la Argentina.

Desde la creación de la ciudad autónoma de Buenos Aires, se

constituyó esta especie de provincia urbana con la lógica del derecho

a conducirse a si mismos de los casi tres millones de porteños

que antes no elegían a su intendente, sino que era un nombramiento

del gobierno nacional.

Con el mismo criterio de ampliación de derechos y de organización

armónica de los estados federales se debería dividir el conurbano

en tres Regiones Autónomas (Norte, Oeste y Sur) con tres

Jefes de Gobierno, Diputados proporcionales y Senadores como

cualquier provincia, pero con un estado presente y cercano.

La oposición política y mediática, aún sabiendo que esto es necesario

y patriótico, cual su nombre lo indica, se va a oponer. Pero

esto falta y hay que empezar a dar la discusión

En la Constitución Unitaria del 94 se apagaron los últimos

vestigios de federalismo que quedaban en el país, a la elección del

presidente (antes indirecta, con una representación federal del

colegio electoral) se la hizo directa a simple mayoría, con una segunda

vuelta bastante “sui generis”, lo que hace que el que gana los

grandes distritos, pone el presidente (la provincia de Buenos Aires

tiene el 38% del padrón, sumado a la ex Capital Federal llegan casi

al 50%). Y esto no fue todo, ni siquiera lo peor.

Pero los constituyentes de entonces, no tenían esa intención,

salió así como podía salir de cualquier otra manera, siempre y

169

Colección del Proyecto Nacional

cuando se respetaran los acuerdos preexistentes que fueron mucho

más allá del vilipendiado Pacto de Olivos.

Lógicamente esta reforma constitucional fue el emergente de

la situación política de ese momento del país (como no podía ser

de otra manera), pero los momento históricos que antes los medíamos

en décadas, hoy se miden en unos pocos años, o inclusive

meses y los hombres que conducían los grupos políticos que la

generaron están lejos del poder y más lejos aún de que alguien se

acuerde de ellos por la reforma de la constitución más allá de la

reelección presidencial.

Menem, por la reelección, Alfonsín, para salvar a la UCR,

Duhalde, por los millones para el Conurbano y Chacho Álvarez,

para consolidar su propio crecimiento fueron los autores intelectuales

del desatino de la reforma del 94.

Los partidos a partir de entonces tienen rango constitucional y

es dentro de ellos, la única manera de participar en las elecciones de

todo orden y en todo el país.

Menem y Alfonsín encabezaron los acuerdos pero no fueron

los únicos jugadores de este ajedrez a cuatro manos. Además del menemismo

y el radicalismo, también jugaron su rol el justicialismo no

menemista (muy fuerte en la provincia de Buenos Aires) y el Frepaso,

en ese momento en auge en la ex Capital Federal.

Cada uno se llevó lo suyo y mientras el menemismo lograba la

mezquina conquista de la reelección, el radicalismo ya en retroceso

170

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

conseguía sumar un senador por la minoría en cada distrito consolidando

el concepto de que ya no podían ganar en ningún lado. El

justicialismo bonaerense logró a cambio de su sólo apoyo y acompañamiento

de la reforma, la Ley de Reparación Histórica, una manera

de llevar para sus arcas parte de la recaudación sin necesidad de

reformar la ley de coparticipación. Y el Frepaso se llevó el premio

mayor a costa de todos los argentinos, se quedaron con la ciudad de

Buenos Aires y nosotros sin Capital Federal.

Por supuesto, en política nada es tan lineal y la reelección de

Menem no lo dejó disfrutar de los laureles de la historia, porque su

segundo gobierno llevó barranca abajo su popularidad y terminó

perdiendo hasta en Anillaco. Lo salvó la parte de la reforma que

impuso Alfonsín y hoy es senador por la minoría de La Rioja.

Los radicales desde aquel momento hasta hoy (y sobre todo

desde el desastre de De La Rua) van perdiendo hasta los senadores

por la minoría y no parece que hubiera miras de recuperación.

La plata de la ley conseguida por el peronismo bonaerense se

terminó sin que Duhalde, su impulsor, la pudiera olfatear y el Frepaso

ganó la ex Capital Federal y la gestionó tan mal que hoy el

intendente es Mauricio Macri. Pero no es la coyuntura lo que nos

interesa sino la cuestión de fondo.

Hoy el Intendente de la ex Capital Federal puede declarar “Visitante

Ilustre” a la Presidenta de la Nación lo que sería bastante extraño,

o “Persona No Grata” lo que sería un problema institucional.

171

Colección del Proyecto Nacional

Hoy la Presidenta está de prestada en la Ciudad Autónoma de

Buenos Aires, ex Capital Federal.

Parece un problema menor pero no lo es, la lucha de los patriotas

que pensaron una Argentina Federal fueron olvidados por los

constituyentes del 94, creo que sin darse cuenta.

La provincia de Buenos Aires cedió en el siglo XIX su ciudad

más importante para que fuera la ciudad de todos los argentinos, la

que nos pertenece a todos, desde Jujuy hasta Tierra del Fuego.

Es cierto que el país creció y la ciudad creció, tal vez se necesite

que hoy con algo menos de tres millones de habitantes, a la ciudad la

tenga que administrar alguien que represente a sus habitantes y esto

se determina a través del voto.

También es cierto que simbólicamente hay lugares de la ciudad

que le pertenece sólo a los porteños y no a todos nosotros, no nos

consideramos “dueños” de Liniers o Saavedra, ni de Mataderos o

La Boca, de Almagro, Palermo o Boedo, pero sí todos los argentinos

somos “dueños” del Cabildo, de la Casa Rosada, de la Plaza de

Mayo, del Palacio del Congreso de la Nación, del puerto.

Los porteños no tienen derecho a decidir que hacer con nuestros

lugares históricos, los que nos pertenecen a todos los argentinos,

como lo establecieron los hombres de la organización nacional,

después de ríos de sangre y que los constituyentes del 94 cambiaron

en un arranque voluntarista y demagógico para agregar sigilosamente

a un pequeño grupo al consenso de la reforma.

172

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

Para resolver este problema tendríamos que hacer una nueva

reforma institucional, pero es muy difícil, con los hechos consumados,

que los habitantes de la ex Capital Federal, y mucho

menos sus dirigentes, mansamente quieran volver al estatus anterior

a la reforma, pero los constituyentes del 94 hicieron tan

desaprensivamente, tan a las apuradas las cosas que nos dejaron

una rendija por donde reparar esta situación, solamente con la

decisión política de hacerlo.

A la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se le dieron todos los

atributos de las demás provincias, pero no se anuló el hecho de que

sea Capital de la Argentina y asiento de las autoridades nacionales y

como tal, podemos delimitar ese asiento en el espacio que los argentinos

consideramos propio, consideramos nacional.

Desde el río hasta la calle de atrás del Congreso de la Nación,

Combate de los Pozos y su continuación del otro lado de Rivadavia,

Riobamba. Santa Fe, Plaza San Martín al norte y la avenida San

Juan al sur, podrían ser los límites tentativos de la nueva Capital

Federal, unos seis o siete kilómetros cuadrados para el resguardo de

las formas federales de la república.

Gestionando el funcionamiento desde el gobierno nacional

con un administrador, tal vez con rango de subsecretario, y con presupuesto

y control permanentemente del Congreso de la Nación.

Tenemos la obligación de seguir creciendo, pero no tenemos

porqué poner uvas nuevas en odres viejos. Animémonos los argen173

Colección del Proyecto Nacional

tinos a pensar un país diferente, sin mezquindades y acompañando

esta nueva oportunidad para avanzar en la grandeza de la Patria

y la felicidad de su pueblo.

174

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

175

Colección del Proyecto Nacional

…Y UN EPÍLOGO

Por Julia Arizmendi

Hay casas en las que se habla de política, y hay casas en las que

no. Yo crecí en una de esas en las que la política era una parte esencial.

Y lo que aprendí es que la política es un acto de amor. Mi viejo

siempre me transmitió lo mismo y así crecí creyendo fuertemente

eso: la política es un acto de amor. ¿Y cómo puede no ser un acto de

amor? Si es la dedicación de tu vida individual puesta en la felicidad

colectiva, puesta a transformar las realidades.

Corría 1999 y comencé la facultad de periodismo. Eran tiempos

de la elección de la Alianza, tiempos del apogeo del poder de los

medios, tiempos del descreimiento total y absoluto de las instituciones,

176

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

pero sobre todo de la política. Y yo, a pesar de todo, seguía

creyendo que la política es un acto de amor, la política bien entendida,

la de verdad. Resultó bastante complejo transitar la escuela de

periodismo sosteniendo la teoría de mi viejo, y la mirada despectiva

de mis compañeros de la Capital era directamente proporcional con

mi condición de ser del “interior”.

En 2001 las miradas comenzaron a cambiar, terminé periodismo

en pleno estado de sitio y el ambiente académico se había

convertido en el centro de debates y discusiones fervorosas entre

saqueos y cacerolazos. Como de mi viejo saqué no sólo las ideas sino

también la pasión por la polémica, en ese momento me plantaba

frente a quién me quisiera escuchar con una mirada completamente

optimista. Esa crisis, profunda e hiriente, era para mí el momento

más propicio. El teorema era algo así: necesitamos que esta crisis de

las instituciones sea lapidaria para poder renacer desde la política, y

tiene que dar paso a una nueva crisis: la de los medios. No estaba tan

equivocada, aunque en ese momento, era casi revolucionaria.

Y finalmente llegó el 2003, y llegó la época de “los hijos de…”

como dice algún capítulo de este libro. Y vino un tipo, ese tipo, a

proponernos un sueño. A mirarnos a los ojos y sostenernos la mirada

porque entregó hasta su vida para cumplir ese sueño. Y a mí

me cumplió uno personal y chiquitito. Siempre tuviste razón pa: la

política es un acto de amor.

177

Colección del Proyecto Nacional

178

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

179

Colección del Proyecto Nacional

INDICE

Ca PíTULO Página

PRÓLOGO 7

20 AÑOS ANTES 11

INTRODUCCIÓN 13

1. 2 Y 3 LAS TRES BANDERAS 19

1. La independencia económica

2. La soberanía política

3. La justicia social

4. EL CANJE DE LA DEUDA 31

5. EL PODER DEL PUEBLO 35

6. EL PAGO AL FMI 39

7. SUR ARGENTINO 45

8. LAS RELACIONES INTERNACIONALES 53

9. ANTONINI WILSON 57

10. RÉCORDS 61

11. PARA NADA POSITIVO 71

12. EL HOMBRE DE CAMPO 75

13. EL PADRE DE LOS DERECHOS HUMANOS 79

14. EL CUADRO DE VIDELA 83

15. 16. 17. 18 REESTATIZACIÓN, GENERALIZACIÓN, AUMENTOS Y 82% 87

15. La jubilación solidaria

16. Ahora, todos

17. Para siempre

18. El 82%

180

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

19. SINDICALISMO Y PARITARIAS 99

20. LA NUEVA AGENDA MUNDIAL 103

21. CORTE 107

22. LOS NUEVOS DERECHOS 111

23. EL MATRIMONIO IGUALITARIO 115

24. MOVIMIENTOS SOCIALES 119

25. ASIGNACIÓN UNIVERSAL POR HIJO 123

26. UNIDOS O DOMINADOS 129

27. LA LEY DE MEDIOS K 133

28. LA RECUPERACIÓN DE LA POLÍTICA 139

29. PERÓN O BRADEN – KIRCHNER O CLARÍN 143

30. LA NUEVA FORJA 147

31. ELPROGRESISMO, ETAPA SUPERIOR DE LA TILINGUERÍA 151

32. EL DESENDEUDAMIENTO 155

33. EL FIN 159

34. OTRO ANÁLISIS 161

35. ¡CLARO QUE FALTA! 165

…Y UN EPÍLOGO 173

181

Colección del Proyecto Nacional

182

RELATOS de la Segunda Revolución Peronista

Buscar

Click para saber donde votas

 

Seguinos en:

 

Escucha la Marcha

Homenaje a Fidel Castro

Humor